Historia

Historia del lugar: Significación territorial y sociocultural

La presencia humana en los Concejos y Mieres y SMRA, se remonta a tiempos prehistóricos, encontrándose restos de túmulos sepulcrales obra de pastores neolíticos y grabados rupestres distribuidos entre varios de los cordales que delimitan el territorio. De la Edad Antigua quedan abundantes topónimos y restos de las calzadas romanas (Rodríguez Muñoz, J., et al, 1998). También se han localizado varios poblados castreños, que según la Carta Arqueológica del Concejo de Mieres (1991), 7 de los 15 yacimientos se localizan en el valle de Turón (Fernández Riestra, P. et al., 2009). Se destaca: los castros de Yana´l Reboyu o Reborio, El Col.lau; Castil de Muries, L`Artusu y El Sellón.

El paisaje de las cuencas mineras se ha ido transformando poco a poco, perdiendo su carácter rural, pero esta transformación no ha sido debida a la actividad minera directamente, sino también a actuaciones que esta desencadena, como es la localización de industrias (como la siderurgia de Mieres) así como el aumento del tamaño de los núcleos de población donde se asienta la actividad minera e industrial, y también a otras causas, como puede ser la creación de infraestructuras viarias, no solo para la mejora de la accesibilidad de las cuencas mineras sino también porque estos valles son el corredor natural de acceso a toda la región.

En los comienzos de la industrialización la mayoría de los trabajadores mantenían sus formas de vida tradicional, muy arraigados al campo. No obstante, la vinculación entra la agricultura y la minería no perduró de la misa manera en todas las cuencas. Con ser muy similares los procesos de ocupación de las vegas del Nalón y del Caudal, hubo sin embargo diferencias imputables a unos ritmos y formas diferentes que explican la personalidad paisajística de cada una de las cuencas.

La cuenca del río Nalón quedó vinculada en fecha más temprana al puerto de Gijón, y esta circunstancia explica una relativa diversificación industrial (metalurgia, química, cerámica más la siderurgia de base). Que convirtió a La Felguera en el núcleo de mayor potencial demográfico de las cuencas, a la vez que peculiarizó su espacio por la proliferación de instalaciones industriales, dando lugar a un efecto de irradiación urbana sobre el eje lineal del valle del Nalón en los concejos de Langreo, San Martín del Rey Aurelio y Laviana.

Por el contrario, en la cuenca del río Caudal no hay crecimiento urbano bipolar, y Mieres del Camino acumula sin competencia en fecha más tardía, las actividades mineras, siderúrgicas y terciarias. Sólo en las bocaminas de mayor entidad de los valles de Turón, Lena y Aller aparecen entidades de población incapaces de competir con la cabecera del Valle. La urbanización alcanza dimensiones más limitadas, no hay una estructura lineal marcada con en el caso del Nalón y tiene lugar una separación nítida entre los usos del suelo minero, siderúrgico y residencial.

A mediados de siglo XIX el auge de la actividad minera comenzó a inducir una transformación gradual del hábitat tradicional en las áreas de extracción. Durante la segunda mitad del siglo, la mayor parte de las minas fueron de montaña, y su mano de obra era mixta de suerte que combinada las labores de campo con las de asalariado en las galerías. Circunstancia que se tradujo en el mantenimiento, e incluso la expansión, de los núcleos rurales de ladera, pues hasta que no se abrieron los pozos en el fondo de los valles no apareció, en sentido estricto, el poblado minero, por más que algunas empresas mineras, como la Duro Felguera, hayan construido en fecha temprana cuarteles y barracones en sectores de ladera. (Alvargonzález Rodriguez, R.M., 1992).

Es de desatacar, la mayor industrialización sufrida en el valle del río Turón por las empresas Sociedad Hulleras de Turón (SHT) y Minas de Figaredo, con respecto al valle de Santa Bárbara, anclado aún en el pasado, con explotaciones de montaña de Duro Felguera.

La vivienda obrera dispersa en el valle de Turón, refleja todavía el peso de la historia. El parque inmobiliario residencia levantado entre 1880 y 1936, es un porcentaje alto, es un parque en activo, pues, de momento el uso lo ha salvado de la demolición. En las cuencas, la vivienda obrera anterior a la guerra civil se caracteriza por la diseminación, por el alejamiento de las tramas urbanas o rurales preexistentes. Este hecho impuesto en parte por la localización de los yacimientos, es el resultado de una estrategia patronal histórica encaminada a romper lo vínculos del minero con su entorno, profesionalizar su actividad y crear dependencia absoluta extensiva o la organización de la vida privada. Las estrategias territoriales de patronos e ingenieros persiguen, desde una óptica paternalista, la máxima productividad con el mínimo de conflictos.

Como hechos históricos cabe señalar:

  • Segunda mitad del siglo XIX.  1890 Constitución de Hulleras de Turón sobre una concesión de 5000 Ha y entorno a 5 grupos de minería de montaña, de los cuales comienzan a explotarse inicialmente San Víctor, Santo Tomás y San Pedro, que se enlazan mediante plazas, vías accesorias y planos inclinados automotores. En 1891 comienza la construcción de las instalaciones de lavado y clasificación, de tipo belga. En 1915, aproximadamente, se levanta y dota la central termoeléctrica que daba servicio al área. Se inician también las obras para la red de transporte, destacando el tendido férreo de vía estrecha (0,60 cm) con una longitud de 2,5 kilómetros que unía las distintas explotaciones con La Cuadriella, por la que transitaban vagones de 600 Kg. Una vez procesada la hulla, desde ahí hasta Reicastro proseguía la vía, ahora ancha, y aquí empalmaba con la línea Villabona-Avilés-San Juan de Nieva que en 1890 había abierto la compañía del Norte.
  • Pozo Espinos, Preximir-San Andrés. El grupo Espinos fue explotado a partir de 1907, realizándose los trabajos de profundización y las instalaciones de superficie en la década de 1920. Estuvo en activo hasta 1967-1968, en que se produce la integración en HUNOSA, explotándose a partir de entonces sus capas hasta una profundidad de 330 metros, a partir del Pozo Santa Bárbara del que fue auxiliar.
  • Pozo Santa Bárbara, La Rabaldana. La explotación se inicia en 1913, contando prácticamente desde entonces con los dos pozos alineados que aún hoy existen de más de 115 metros de profundidad, al que se sumará como tercer acceso al yacimiento mediante un pozo plano conocido como Fortuna.
  • Producción y transporte para las fundiciones vascas, en 1899 constituyan en Oviedo la Sociedad General del Ferrocarril Vasco- Asturiano. Su objeto era la construcción y explotación de una línea que enlazase Turón, Mieres, en general, el valle del Caudal con el puerto de San Esteban de Pravia.
  • Barracones de Primeros de San José, 1931, Las primitivas y míseras viviendas de tabla sitas a la altura del primer piso de este grupo minero son sustituidas parcialmente.Pozo San José alcanza  unos 550 metros de profundidad, explotados mediante siete plantas, beneficia los paquetes María Luisa, Soton y San Antonio.
  • Revolución de octubre del 34 que marca un hito en la vida social del valle. En el área de La Cuadriella se producen sustanciales mejoras.

La geografía determinó y modeló la historia, las mutaciones y cambios en las ciudades y en los pueblos, modificando gradualmente el territorio, llegando a comienzos del siglo XXI a plantearse un verdadero parque patrimonial, donde ciudades lineales en las cuencas superan el concepto clásico de municipio y alcanzan del dominio urbano en el área central de Asturias.

 

Barrio La Cuadriella, principios  del siglo XX. Fuente: web del ayuntamiento de Mieres

 

La Cuadriella 1818. Fuente “Libro de la Mina”, Santullano, G., 1985.

La Cuadriella 2011 Fuente: Elaboración propia

La Cuadriella 2011 Fuente: Elaboración propia

Pozu Figaredo, años 60. Fuente “Libro de la Mina”, Santullano, G., 1985.

Pozu San José, años 60. Fuente “Libro de la Mina”, Santullano, G., 1985.

Pozu San José 2011. Fuente: elaboración propia.

 

Reproducción en Blanco y negrode la pintura “La Huelga” de Nicolás Soria. Principios siglo XX. Fuente “Libro de la Mina”, Santullano, G., 1985.

 

 

(1) Incuna, 209. Patrimonio Industrial de Asturias. 33 propuestas de industria, Cultura y Naturaleza. Guías Incuna.

Anuncios